Mucho

Hoy me vuelvo a levantar cansada, mucho, y no sé hasta qué punto, el porcentaje de cansancio físico es el protagonista.

Desde que leí ayer el post de Mónica Bedmar, no he parado de pensar en si de verdad estoy donde quiero estar, o estoy porque una cosa ha sucedido a la otra y voy enredando una madeja difícil de desenredar.

En los últimos meses, la idea de estar viviendo una vida plana, que ofrece comodidad y muchas facilidades, va y viene, porque ¿cuáles son nuestros límites si no nos ponemos al límite? Me preocupa la idea de pasar el tiempo por mero conformismo. Después, me digo, “no seas tan exigente contigo misma, tienes una suerte de vida, disfruta el camino, relájate”, y comienzo a hacer cambios. Pero esos cambios que parecen muy significativos, desde lo material a lo espiritual, chocan con un muro gigante, infinito de multitudes.

Multitudes en este entorno en el que me muevo, en el que hay mucho de todo, mucha gente, muchos recursos, mucho, mucho, mucho… , es como caminar por un camino muy estrecho en busca de lo que realmente importa.

Después de escupir lo me está pasando por la cabeza y hacerlo real, me relajo y comienzo a caminar, buscando un rumbo diferente lejos de esas multitudes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s