Uno puede irse, pero no hacerse

Hoy me he propuesto recomenzar, empezar poco a poco a organizar el día.

Difícil, es un rato,  además, pienso que la última vez que me senté en esta mesa, la barriga me obligaba a estirar los brazos, la cual he cambiado por el oído fino que he desarrollado en busca de cualquier suspiro o pequeño movimiento a metros de distancia.

Encima de la mesa, la guía de NY. Me mira y me recuerda que en tres semanas, y sin pensarlo mucho, estamos con los pies y las ruedas del carrito plantados en sus inmensas baldosas… Y coincide también con un vídeo que ahora mismo pongo para que con sólo un click volvamos a pensar en la necesidad de salir, de reencontrarse, de volver a sentirse orgulloso, de lo que somos, de dónde venimos y qué es lo que nos ha hecho.

.

.

Porque estamos viciados, de tan mala crítica, de vernos reflejados en los que creen que nos representan, y llegar a pensar que nuestro carácter, nuestra forma de hacer, nuestras tradiciones, esa manera de pensar y de sentir, están por debajo de suecos, alemanes, estadounidenses… en fin, que como dice “uno puede irse, pero no hacerse”… Tengo ganas de volver a sentir que el hablar alto, el escuchar carcajadas, el calor, la alegría… son algo tan nuestro que vuelva a sentir ganas de volver zapateando, con mi gente, en mi mundo, sin envidiar, dando palmas.

 

De momento, voy a terminar los christmas…

Un beso gigante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s