Encapsulando emociones…

Ya entrando en la recta final, con ganas de disfrutar de estas semanas, sin miedo a el momento, cuidando cada minuto, escuchando a el cuerpo. Sintiendo sus ya más que notorios movimientos, sus pequeños pies sobresaliendo, haciendo que  nos quedemos alucinados ante la personita que se comunica desde dentro…

Y ha pasado volando, mi cuerpo se ha puesto precioso, él sólo se ha encargado de hacer este milagro, y ayer ya echaba de menos aquellos primeras sensaciones, que casualmente coincidían en la playa, mientras tomaba el sol y me tapaba con las manos…, y aunque muy consciente, tantas novedades, no me han dejado saborerar al cien por cien el momento, o eso creo. También, creo que es difícil cuando vives por primera vez sensaciones que nunca has sentido.

.

.

Una de las cosas que más me ha gustado y que ni siquiera había pensado que sucedería, es que te das cuenta de que esos movimientos, que  obtienen un movimiento reflejo de llevarse las manos hacia donde se ha producido y que un escalofrío te recorra el cuerpo, son los mismos que yo haría y provocaría en mi madre, porque después, la vida es muy larga y unos padres pueden recibir mucho de sus hijos, estar orgullosos, sentirse felices por ellos, …, pero es tan distinto a cuando todavía no sabes qué, quién, ni cómo será, pero ya es tan tuyo que la unión es indestructible,… Y esa unión, comienza con esos primeros movimientos. Es preciosa la sensación de poder compartir algo que no se puede explicar.

Y no sólo con mi madre, he intentado entender a mi padre a través de Satur, porque no ha perdido ni una pizca de intensidad con respecto a la emoción de cada movimiento que ha sentido, y gracias a eso, siento que es un proyecto común y que siente esa misma unión y sensación de instinto. Yo, procuro, sobre todo por las mañanas, pegarme a su espalda, para que sienta, sin avisarle, los primeros buenos días de la pequeña.

Y todo esto, quise guardarlo, de alguna manera especial, y entonces fue, cuando se me encendió la bombilla y me acordé de Fíchate.

Además, tenía la oportunidad de personalizar un colgante con una foto requetebonita de la sesión que me hizo Lucía M en el retiro y estaba segura de que sería un detalle muy especial para regalar a mis padres.

No tardaron nada en realizarlo y en menos de una semana ya lo tenía colgado del cuello.

.

.

Comienzo fuerte la semana, y muy contenta de las noticias que a mi alrededor revolotean, porque ya está en camino…, chicos ya está…

 

Feliz Lunes.

Laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s