Te has comido un bebé?

El otro día, haciendo un primer repaso mañanero de blogs, me encontré con una entrada de Petit-on , acerca de cómo enfrentarte a la difícil pregunta de “cómo se hacen los niños, por dónde salen, y sobre todo, por dónde entran”. Y enseguida me acordé una anécdota de este verano el hospital que ha sido la más graciosa y la que más sonrisas ha puesto a todo el personal.

.

.

Petit-on recomendaba una entrada de Babyccinokidsdonde me quedé enamorada de sus muñecos, y ahora que empiezo las clases de costura, ya iba siendo hora, que ni un dobladillo, ni un botón sé poner, espero poder terminar haciendo estas encantadoras muñecas… el tema de la costura, lo dejo para otro día…

.

.

Bueno, pues volviendo a mi anécdota…, todo pasó un día de Julio, pero dio para muchos días.

Nuestro pequeño, llevaba varias semanas con nosotras y, a pesar de la torcida evolución de su salud, con sus tres añitos, nos sorprendía con preguntas divertidas, que él tomaba como normales, pero que en nosotras sólo conseguía el efecto de cogerle más cariño. Cuando un niño hospitalizado pasa temporadas largas con nosotras, intentamos que el ambiente sea lo más distendido posible entre padres y niño para que al menos se sientan a gusto entre nosotras, qué menos pienso yo, no todo es dar pastillas, ni mucho menos lo más importante.

En fin, que un día me estaba enseñando las fotos de su hermano pequeño en el móvil, y yo, con mi barriga ya delatora de mi estado a través del uniforme, le dije que tenía un bebé dentro. Fíjate pensando que es algo tan natural que los niños lo sepan y sin caer en lo más común, que es que no se lo hayan contado. Se quedó con los ojos abiertos como platos, tardo cinco segundos en responderme y sus siguientes palabras fueron hacia su padre, preguntándole si él también tenía otro bebé dentro. Bueno, me marché dejándole con la intriga y muy pensativo, y después cada compañera que entraba les decía: ¿sabes qué laura se ha comido un bebé y lo tiene en la tripa?, se lo ha comido por aquí, por la boca…

Y, claro, es lo más lógico de pensar, si lo tienes en la tripa, es porque te lo has comido no?. Varios días después, fui a la habitación con un bebé en brazos recién nacido y le dije: “ya ha salido!” , tenías que verle la cara, se puso tan contento, y corriendo me dijo, y ahora qué, y cómo ha salido. Y días después cuando me veía y comprobaba que seguía tendiendo barriga, me ponía su manita y me decía “ya te has comido otro?” , los padres le tuvieron que explicar el cómo, dónde y por qué, pero me hubiese encantado tener una muñeca de esas o un cuento, que he visto que existen…

Es tan plástica la mente de los pequeños, se les puede explicar tantas cosas y de tantas maneras, tienen tantas preguntas. Hay que ser muy cuidadoso en su educación, teniendo cuidado en no equivocarles y sobre todo, naturalidad, si ellos lo van a entender, tiene tanta imaginación que la racionalidad es algo que se les escapa…

Adoro la educación y sus tantas maneras de hacer ver las cosas…

Pincha en la imagen… y baila lentito… ya es jueves

Captura de pantalla 2013-09-18 a las 12.54.40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s