Veraneos

...

Queda lejos, hace años, demasiado como para pensar que podría haber no sucedido, podría ser inventado, leído, imaginado…, podría haberse diluido en la memoria y no volver a salir a flote. Pero no, vacaciones, aah… vacaciones….

 

Suena el despertador, muuuy temprano, pero, estamos encantados, porque nos vamos de vacaciones!!!, papá ya está cargando el coche y mamá nos obliga a bebernos un colacao que no entra a esas horas. Para ser Agosto hace frío, no son horas, me repito, y contamos, uno, dos, tres cuatro, incluso cinco y hasta seis, que por tamaño parecíamos encajar sin problema y las sillas, los cinturones y ni muchos las prohibiciones estaban a la orden del día… Rumbo al norte?… rumbo al norte!!!

Quince días de juego, de playa, de agua helada, detalles que han quedado grabados a fuego. Vacaciones en familia, numerosa, divertidas…, visitando pueblos que ni recuerdo, saludando a las pequeñas babosas de camino a la playa, sintiendo el agua fría en la tripa, sin importar, entrar corriendo y salpicar, gritos de alegría. Volteretas laterales, cientos de fotos encriptando momentos, que no volverán. Vacaciones repetidas, con el esfuerzo de todo un año, sin hoteles ni vuelos, pero con montones de planes, de kilómetros que hacer…

...

Maravilla de familia, de hermanos, y abuelos, maravilla de momentos, disfrutados, vividos y guardados.

Por una razón muy sencilla, no puedo creer unas vacaciones sin salir de Madrid, y es porque ellos, aún con familia numerosa, se apretaban el cinturón al máximo, para no perder la tradición de cada año, para hacernos pensar, ahora, veinte años después, que hay mil maneras de disfrutar de las vacaciones, que no hacen falta súper viajes, ni grandes presupuestos, que lo que queríamos por aquel entonces, era cambiar de aires, pisar la playa, creernos dueños de un apartamento de alquiler y hacer un collar con una concha que regalaríamos a nuestros amigos a la vuelta…

...

Dedicado especialmente a mis padres, a mis dos hermanos y hermana, y, a mis abuelos, porque la perfección familiar es imposible de describir, pero la cantidad de momentos vividos se pueden contar y llenar sacos, que revolver cuando la morriña regresa…

Haz click en la imagen y comencemos despacito

Captura de pantalla 2013-07-24 a las 20.49.22

 

Estoy en FACEBOOK

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s