Delicadezas de Q’Deleite

En estos momentos en los que me encuentro, de todos es conocido, sabido y y que además no se olvidan de recordarte, es aquello que puedes, no puedes comer, hacer y no hacer… y, yo creo que el cuerpo es muy sabio, que los límites, en esta situación y en todas, te los pones tú mismo, si sabes escuchar con delicadeza tu cuerpo.

No es cierto, que uno sabe cuándo se encuentra cansado, cuando el pulso supera ritmos que no deberías, cuando te pasas en las comidas o, por el contrario no llegas? Ahora exactamente igual, sin agobios, sin buscar retos que podemos dejar para otros momentos, disfrutando de una expansión, que hace un año me hubiese obligado a comer acelgas tres meses seguidos. Disfrutar del camino vaya, que es largo y cuando es mi caso, en el que únicamente crezco y no existen daños colaterales, es una verdadera delicia.

Hay que cuidarse, por dentro y por fuera, mente y cuerpo, que ahora está por duplicado .

Y a qué viene todo este rollo?, nada, sólo que cuando quedas con amigos, o simplemente una de tus aficiones es una buena conversación con tabla de queso y vinito blanco…, pues ya empezamos con “leche pasteurizada o no”, y como le vas a decir al camarero, “oiga, sus quesos están hechos con leche pasteurizada?“, sin que te eche una mirada abrasadora al instante que te expulse de su local, o “me pone un poco una tosta de lomo congelado durante dos días a menos veinte grados?“… En fin, que te quedas con tu fanta y comes aceitunas y hueles el queso que los demás desgustan intentando averiguar si serás capaz de desarrollar una súper capacidad que con sólo mirar, o incluso, sólo con el olor, puedas llegar a saber si están hechos con leche pasteurizada o con leche cruda…

...

Pero, y si vives en un barrio donde si se te cae un melón crece un melonero y puedes hacer un estudio de mercado de carritos sin tener que pisar una tienda?, pues que esas tonterías (necesarias e importantes) con las que morirías fulminado en otros sitios, se pueden soltar, porque sabes que no has sido la primera, y no sabes el gusto que da entrar en un sitio, de suelos hidráulicos, con una súper selección de vinos, de productos que te llevarías a casa para sorprender a amigos o comerte a escondidas, con una nevera lleeena de quesos de mil sitios, con cuatro mesas y con el ambiente perfecto de “vino y queso“, te preparan una tabla de quesos pasteurizados y aunque acompañados de una fanta, te saben a gloria, y vuelves a ser como el resto…

El sitio en cuestión, Q’Deleite , en Montecarmelo, no es el centro, pero tiene unos barecillos y terracillas que da gusto verlos… Y hay que probarlo, con un vinito sabe mejor, aprovechen…

Feliz Martes… Haz click en la foto y despierta con una sonrisa…

Captura de pantalla 2013-07-23 a las 09.45.55

 

Estoy en FACEBOOK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s