Recuerdos

Cada mañana cierro los ojos y aterrizo en una casa en la sierra, con un porche y mesa con columpio de rayas. Una manguera que refrescaba por la tarde a la vez que daba de beber a cientos de flores. Subíamos a una piedra que para entonces era gigante donde nos sentábamos en aquella hendidura con fomra de trono. Y así mirábamos el horizonte, como un gran castillo que lo guarda una fosa kilométrica, para entonces.

Un perro gigante, corría al vernos, tanto miedo nos daba que la cadena que lo mantenía le ahogaba el gaznate. Ahora pobre le pienso y triste viejo lleno de babas sólo quería jugar.

Y Cirilo, en su paraíso, croaba pidiendo un beso que lo devolviese a su traje de príncipe perdido.

Un lago lleno de monstruos marinos con un puente que te llevaba al bosque perdido. El pozo de los deseos y la casita de los enanitos.

Recuerdo tanto, tanto que me emociono infinito y me falta el aire. Preciosa infancia que se dibuja lejos. Feliz recuerdo compartido con la familia Amores. Y así de esta manera convencí a mi sastre querido. No se puede celebrar en otro sitio, tiene que ser allí… porque huele a La Pedriza

Y todo esto gracias a el aroma de este jabón… Pequeñas cosas que sin darte cuenta te transportan sin permiso y te recuerdan de donde vienes y de lo que estás hecho.

20120509-110049.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s